BCN

Notas de Prensa

BCN informa sobre el Estado de la Economía y Perspectivas 2017

El Banco Central de Nicaragua (BCN), publicó este 26 de septiembre de 2017 el Informe Estado de la Economía y Perspectivas 2017.

El informe señala que la evolución de los principales indicadores económicos y financieros del país durante los primeros ocho meses del año confirman la robustez de la economía y validan los pronósticos de crecimiento para 2017, destacándose el dinamismo del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE), la recuperación de las exportaciones, una política fiscal prudente y una baja inflación. En este contexto, la posición externa del país ha mejorado, las reservas internacionales se han fortalecido, se ha preservado la estabilidad del régimen cambiario y el desempeño del sistema financiero ha permanecido sólido.

Según el Informe, en lo que va de 2017, la actividad económica nacional continuó registrando un ritmo favorable, mostrando incluso una aceleración respecto al mismo período de 2016 y destacándose como una de las más dinámicas en la región. Así, al mes de julio de 2017, el IMAE registró un crecimiento acumulado de 5.4 por ciento (4.9% en igual período de 2016), en el cual, las actividades de mayor contribución fueron industria manufacturera y pecuario. En su conjunto, estas actividades respondieron a condiciones climáticas favorables y a la recuperación de la demanda externa. La aceleración de este grupo de actividades compensó el menor dinamismo observado en pesca, comercio, transporte y comunicaciones, generación de energía, así como de las actividades de servicios en general.

En materia laboral, en consistencia con el desempeño económico, a agosto 2017 se contabilizaron 919,724 trabajadores inscritos en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), lo que se tradujo en una tasa de crecimiento promedio anual de 7.8 por ciento, equivalente a 65,310 nuevos afiliados. Entre las actividades económicas con mayor incorporación al INSS, durante los últimos doce meses, se ubicaron comercio, hoteles y restaurantes y servicios comunales y personales. En tanto, según la Encuesta Continua de los Hogares (ECH), la tasa de desempleo abierto se ubicó en 4.0 por ciento en el primer trimestre del año, reduciéndose con respecto a igual período de 2016 (5.6% en el primer trimestre de 2016).

Con relación a la evolución de los precios, la inflación se mantiene baja y estable. El IPC nacional registró una variación interanual de 3.47 por ciento en agosto 2017 (3.75% en agosto 2016), mientras en términos acumulados la inflación se ubicó en 2.37 por ciento (2.03% en el mismo período de 2016). Los niveles bajos de inflación que se han registrado en lo que va de 2017 son resultado de una combinación de factores, destacándose dentro de los factores internacionales los bajos precios en los mercados mundiales, mientras que en los factores internos ha sido decisivo el buen resultado productivo del sector agropecuario. A nivel macroeconómico, estas condiciones han creado un choque de oferta interna positivo, lo cual está conllevando a una disminución de los precios de los alimentos, componente importante de la inflación en Nicaragua.

Los resultados del sector público no financiero (SPNF) en la primera mitad del año reflejaron un manejo prudente de las finanzas públicas. El SPNF registró un superávit a junio que ascendió a C$1,035.0 millones, superior en 729.2 millones de córdobas con relación al mismo período de 2016. Los resultados superavitarios del Gobierno Central, ALMA, EPN y TELCOR compensaron los déficits de ENACAL, ENATREL, INSS y ENEL. El Gobierno Central continuó priorizando la inversión en infraestructura, especialmente la social, como estrategia para reducir la pobreza. Por su parte, la deuda pública a junio mantuvo una tendencia decreciente al ubicarse en 44.6 por ciento respecto al PIB.

En relación al comercio exterior, en el primer semestre del año se registró un fortalecimiento de la posición externa de Nicaragua, reflejada en una reducción del déficit comercial de 17.9 por ciento con respecto al mismo período de 2016, la cual fue impulsada principalmente por un buen desempeño productivo nacional y una reactivación de la demanda externa. Así, las exportaciones de mercancías FOB ascendieron a US$1,477.3 millones, lo que representó un crecimiento de 25.9 por ciento respecto al mismo período de 2016. En tanto, las importaciones FOB ascendieron a US$2,696.1 millones y aumentaron 1.4 por ciento respecto al mismo período de 2016.

Ante la recuperación del comercio exterior, el desempeño monetario y cambiario ha sido favorable en los primeros ocho meses del año. En este contexto, el BCN orientó su política monetaria a propiciar un manejo activo de la liquidez de corto plazo del sistema financiero, disminuyendo los excedentes de encaje en moneda nacional. Así, a agosto 2017 las reservas internacionales brutas ascendieron a 2,570.7 millones de dólares, 122.9 millones por encima al cierre de diciembre de 2016. Este nivel de RIB, en conjunto con la dinámica de la base monetaria, propició una cobertura de 2.9 veces la base monetaria y de 5.2 meses de importaciones de mercancías CIF.

Por su parte, el sistema financiero nacional continuó robusto y líquido. Al mes de julio 2017, la cartera de crédito creció a un ritmo de 16.4 por ciento en términos interanuales, mientras los indicadores de riesgo continuaron por debajo del promedio de la región y la liquidez del sistema se ubicó por encima del 32 por ciento. Con relación a los depósitos, principal fuente de fondeo de los créditos, se observó un crecimiento interanual de 9.0 por ciento, mientras que los indicadores de rentabilidad, solvencia y capital se mantuvieron estables.

Los resultados de la conducción macroeconómica en 2017 se mantienen entre los mejores de la región. El FMI valoró, en su visita de Artículo IV, que la actividad económica sigue siendo robusta y la inflación está bien anclada por el régimen de tipo de cambio. Asimismo, las agencias calificadoras de riesgo crediticio S&P, Fitch y Moody’s validaron el buen desempeño económico que está experimentando el país, destacando la alianza estratégica entre el Gobierno, el sector privado y los trabajadores. Cabe señalar que recientemente Fitch reafirmó la calificación crediticia de Nicaragua en “B+” con perspectiva estable, mientras Moody’s mejoró la perspectiva de su calificación soberana de estable a positiva.

Para 2017, las perspectivas de crecimiento económico fueron revisadas al alza a un rango entre 4.7 y 5.2 por ciento, soportadas principalmente por el dinamismo de las actividades del sector agropecuario, así como una recuperación de la construcción. La proyección de inflación fue revisada a la baja ubicándose en un rango entre 3.5 y 4.5 por ciento, en un contexto de condiciones climáticas favorables para la producción agropecuaria, lo cual continuará incidiendo en bajos precios de alimentos domésticos.

Finalmente, la economía estará expuesta principalmente a tres riesgos macroeconómicos que de materializarse podrían incidir en el desempeño previsto: incrementos en los precios del petróleo; impactos derivados de las mayores tasas de interés internacionales; y factores climáticos adversos.

Estado de la Economía y Perspectivas 2017

Managua, 26 de septiembre 2017