BCN

El seminario tiene el objetivo de establecer un espacio de diálogo sobre el tema de la inclusión y educación financiera en Nicaragua, a través del análisis de experiencias internacionales y nacionales que ayuden a generar consensos y rutas de acción de diferentes agentes económicos, con la finalidad de contribuir al acceso y al uso de los servicios financieros por parte de la población. El mejoramiento en el acceso y uso de los servicios financieros contribuye al desarrollo económico y social, reduciendo desigualdades. El mayor acceso significa hacer que las condiciones y requisitos bajo los cuales se ofrecen diferentes servicios financieros (crédito, ahorro, pago y seguros) estén disponibles para todos. Por otra parte, mejorar el uso implica ampliar el alcance, la llegada, la diversidad y la frecuencia en el uso de los diferentes productos y servicios financieros.

La inclusión financiera se basa en un conjunto de precondiciones necesarias que vincula varios elementos complementarios: una amplia oferta de productos y servicios financieros de calidad a precios razonables, que se adapten a las necesidades tanto de las personas como de las empresas; la promoción y desarrollo de políticas de educación financieras; la protección al usuario de los servicios financieros; y una adecuada regulación y supervisión financiera, entre otros. Sin sistemas financieros inclusivos, los hogares pobres y las empresas pequeñas necesitan apoyarse en sus propios recursos internos para invertir en su educación, volverse empresarios o tomar ventaja de oportunidades de crecimiento.

En este sentido la inclusión y educación financiera constituye un elemento importante de la política pública destinado a permitir el acceso y uso de los servicios financieros por parte de toda la población, en particular, de aquellos que no pueden acceder a los mismos o que lo hacen en malas condiciones.